Odyssey in Anatolia.

Estándar

These lines were conceived in the sea, but only a few days ago they took shape, these lines were born in the Aegean Sea, halfway between the port of Çeşme in Turkey and the port of the island of Chios in Greece, they were conceived in a ferry containing four suitcases, three crew members, two trucks with fruits and a sole passenger. I should not be there, I did not want either, but due to the bizarre post-coup-of-July-15-in-Turkey situation, I was forced to pack the maximum I could of my belongings and leave the country before something more serious could happen, as I will explain later. These lines are published without approval, like almost always, but with the tacit support of my parents, them and my sisters being the only people who knew my situation in Colombia, while I was still in Turkey and because of their fear and concerns they had been wise enough not to disclose anything regarding my state, despite the suffering and anguish that the ignorance of my situation and safety still generate. Given this, I hope you now understand my position and the need to write this text, as part of my own catharsis.

It is important to make clear that I need and I find it very hard to write this, because my voice has been drowned, my academic and professional life was chopped, my personal safety was at risk, and my privacy and fundamental rights were violated; because I’m tired of living in the shadows, because my loved ones have been seriously affected and because finally, after psychic disaster, I feel enough strong to do so, making also clear that what is written here is of a total and complete responsibility of the one who is suffering and typing.

As I watched the port of Çeşme and my dear Izmir fading away, and with her all of Asia Minor, it was impossible not to feel like Aeneas fleeing the destruction of Troy; as the Byzantine scholars, who fled to the west after the capture of Constantinople; as thousands, who covered the same route in 1922 after the great fire of Izmir, and like thousands of others who did, do and will continue to make that journey as refugees, fleeing war and violence in their homes, be it Syria, Iraq, Pakistan or Afghanistan. In the end, I was traveling as another refugee (at least in a more stable boat) and my story was the same as that of all these examples, leaving everything behind to save their “skin”: I was saving mine from what Turkey became after July 15, 2016.

During the trip from one port to another, my head was a sea more turbulent than the Aegean itself: memories, projects, faces, tears, places, farewells and hugs that I could not give to all  the people from many parts of the world that for sure will make a mark on me; the inability to find a rational explanation for what was happening; the impotence in the absence of an official response and foremost, the fear generated by the tense atmosphere in the streets and offices caused by the retaliation of the regime towards everything and everyone. The unrest, until i realized that many of the prejudices that my relatives from Colombia warned me about the country and the region were true or were in their way to become true. But above all these things, the immense sadness of being forced to leave something for which I have been fighting for so many years and which, until the time I received a strange and most unexpected email, I had been accomplishing with particular adaptation and solvency for a person of my cultural background.

Let’s say from the beginning that things did not start well: for several years, I had been focusing my studies and interests towards the Middle East and the classical world and especially the relationship of these two historiographical  fields within the Latin American and Colombian context. I had already applied for the government scholarship of Turkey a year before, but the very Hispanic letter “ñ” that stands out in my surname created conflicts in the system and made me lose the opportunity; then, after winning the scholarship in 2015, my awaited ticket Bogotá-Madrid-Istanbul-Izmir never came and only after a month, having all my belongings packed, having kissed goodbye all my friends and relatives, having resigned from work and with no social security, having to send dozens of emails and to struggle in person in the embassy, were I finally able to obtain my ticket and make the trip of 27 hours to Turkey. In the end, I arrived to Izmir and my adaptation process was arduous, all other new students having already had a month in advance in all aspects, from metro routes to language courses.

Despite all these, despite also the several months, during which the scholarship funds were wired in my account later than all the other scholarship students and after a harsh winter, my life was finally on track: I was speaking Turkish fluently, I was integrated into society, I knew the vast history of the  country beforehand and every day I was indulging into topics and unknown sources of it; I shared the way of life of its inhabitants in aspects I thought were useful: their dances, from the frantic horon to the parsimonious zeybek; their music, from  Anadolu Rock to even the most banal pop; their lyrics, from the poems of Rumi to Penguen comics. I deeply felt respect for those who forged the history of Anatolia in all its stages and love for the land and its customs, from knowing and following all teams in the Turkish league to intensely fast during Ramadan, breaking the fast only in the time of iftar.

On Thursday July 21, 2016 at 18:00 in Turkey (GMT +2), with great surprise, I received an email, where I was warned that because of my “scholarship abuses”, my scholarship was “frozen”, only to receive another email an hour later informing me that my scholarship had been canceled. An email delivered in non-working hours, without any obvious rational argument, was the beginning of my dark times to come, where my dignity would be exposed for days and long hours at the offices of the Ministry in charge of scholarships, at the University, in my dorm and in every institution I would get into contact with, either by phone or in person, me being the recipient of a mean and paranoid attitude of all the above towards me, when my question if my scholarship cancellation was by any means related to the “coup” was being brought up.

Nobody wants to experience a coup, and it is clear why, because it is an alien to normality, legality and covers everything with an aura of uncertainty. I did. I saw the planes, fighters and helicopters taking off from the air base on the outskirts of Narlidere, Izmir with direction to Istanbul and Ankara. I watched live as the soldiers entered the studio of the TV channels, as the president – same who had been blocking and banning social networks before –  communicating through them and calling the people to the streets, I received a text message from an unknown number asking to do the same on behalf of the government, I heard the roar of mosques all night like in the days when they were calling for war during the Ottoman empire. For endless hours, in solitude, without having the slightest idea of what would happen to me, I was watching the people going out to defend the established political system, to satisfy their thirst for revenge against everything and everyone, going out against the army they have always worshiped (exactly like they do when the Turkish youth goes to fullfil its compulsory military service), going out against the malice of academics and intellectuals. After all, going out against anyone who did not manifest in favor of the president and his government.

 

Taking the decision to leave the country has perhaps been the most critical in my life. My family in Colombia was urging me to go to Ankara and find out in person what was going on, while they were making efforts in the Turkish Embassy in Bogota from their end, and the opinion of my friends in Izmir was divided between those who saw no need for me to leave, suggesting me to get a job and pay for my university instead, and those who only saw as a solution me gettting out of the country as soon as possible, as the atmosphere of tension and uncertainty was not boding well . Inspections in our dorm rooms became more frequent, suddenly the same people climbed into the buses but in different stations, the heavy sound of whispers and silence gripped all space, outside of cafes, restaurants and canteens, all that added to the impotence and fear of not knowing where to turn, who to trust and how to act.

Fortunately, making the decision to leave the country as soon as possible was the right one. A few days after crossing the sea without vetoes and censorship of information that the Turkish government (which controls more than 90% of the media in the country) applies, newsflow about retaliations against the attempted coup showed that the regime’s response was worse than a dictatorship´s: in one month, around 70,000 public employees in all sectors, ministries and universities lost their jobs, tens of thousands were arrested and herded into stadiums, prisons and pavilions, practices that Videla or Pinochet would approve, despite the statements of former president Abdullah Gul. The official response quickly became worse than a dictatorship, of which Turkey has some experience.

Among the witch hunt that could make Joseph MacCarthy blush, driven by paranoia of the regime, fueled by personal feuds and dressed with the national past time to formulate and believe in conspiracies, has not only reached the followers of Fetulah Gülen -accused first for having been involved in the coup-, but also everyone else who did not sound pro-regime or is not an authentic Turkish (as if at this point something like that exists) or Sunni Muslim and conservative, either Kemalist, Kurdish, Alevi, socialist, moderate, environmentalist, Jewish, Christian, atheist, agnosticist, feminist, LGBT or international student, like me and several students from various cities in Turkey, who somehow were not so lucky to leave. To cite just two clear and near examples: a Spanish doctoral student in International Relations at Ankara University was arrested, taken to the wards, where they detained the putschists and was held deprived of any means of communication for 36 hours before being deported to Madrid without any stamp in the passport. And another student, in this case from Panama and resident in Antalya, who stayed in a cell with 9 other prisoners for 11 days after the police raided his home, confiscated his property and subsequently deported him to his country of origin without further explanation.

While in Turkey, I had heard the news of these and other students, whose grant had been canceled outside of working hours and arbitrarily, like me, who have had so far no response for the reasons, not even after resorting to diplomatic missions including two Colombians who received the same email, but while not being in Turkey. Seeing that the situation was dangerously far from normal and realizing that I would not have an answer to my questions for an official response about my situation, either from the Turkish embassy in Bogota or from official institutions in Izmir or in Ankara, and that as time passed, new details not necessary connected to each other but speaking for themselves were discovered, like intercepted communications, or that these two other Colombian students received the same mail, meetings in Bogotá between scholarship students and representatives of the Turkish government; demonstrations day and night by people from neighboring municipalities being brought to Izmir with free transportation, food, beverages, flags and free bathrooms (normal for any manifestation); portraits of the president carried as a Byzantine icon in procession; “Grey Wolves” or better “fascist nationalists” stopping everyone who were not shouting their slogans, banners and flags, long hours of shouted slogans with no hint of the word “democracy”… in short, a myriad of facts, events and details that turned my last days in that side of the sea to hell and this side into a  bearable purgatory, thanks to the hospitality of those who welcomed me without any prejudice and with confidence.

It’s been about two months since I received the mail and began to investigate the reasons for this situation, I did everything in my power to find out, leaning on embassies, institutions and contacts, but the absence of an answer, the administrative incapacity or even the state arrogance when my embassy tried to reach the turkish institutions, these answers do not exist, are not communicated, are not known, or they do not want to give them. One possibility is that it has been canceled because of my posts and messages on social networks reporting on the coup in near real time, with all the doubts that still generates the coup itself and that the deliberate government reaction does not allow me to dispel, especially after analyzing the situation in the country for years and seeing it, living it and reading it every day for 10 months, witnessing when newspapers were closed; witnessing when the people fiercely fought against the rising of the political powers of the president, when terrorism struck the heart of the country; in the same intensity as for years hit the southeastern border; when acts of intolerance from the increasingly reactionary and conservative majority were the order of the day, and how the things that I assumed from my studies and my experience took a 180 degree turn at high speed in a couple of days. Still, this possibility is ruled out, because many other students who today are still active, did so, and many of those who saw their scholarships canceled never published nor commented anything.

I, as a visitor and scholarship student always had respect for the institutions and the country that easily became admiration; Turkey has a cultural, historical and archaeological wealth that their own people struggle to imagine a sovereign country with its foreign debt paid off and coverage of education, health and basic services almost first world, not to mention its deservedly famous landscapes and places that delight the senses. And in the same way was and I encountered multiple reproachable aspects: the total absence of environmental awareness in a country so rich in resources, a serious public health problem due to the absurd levels of consumption of snuff, rampant ignorance of their own history; all the above augmented with the irreparable damage made to the country´s population by how unscrupulously the official history is taught and with the well known governmental problems crossing the borders of violation of human rights: uncontrolled repression to government opponents, double game with the crisis in the region, be it the war in Syria, ISIS or refugees. But especially the absence of a real democracy (no, democracy is not the power of people to make choices, if so Cuba and North Korea would be democracies) that guarantees the exercice, claim and joyness of rights to free expression, association and social security. There is no point watching a magic sunset  in Istanbul, if you have lost your job unfairly, if you feel threatened and you can not complain.

Nevertheless, I want to go back, I want to go back to the cities that were already sewn into my mind and my senses: Izmir, Ankara, Istanbul… I want to lose myself in bookstores, touch the ruins, lose my mind in the museums, but above all I want to go back to see my friends, to spend some quality time with them drinking çay and eating doner. But I honestly do not know if I can, I left the country relatively smoothly, I do not know how easily I can enter. I have been waiting for two months for an answer that does not come, waiting for the government or the embassy to give me a reason and I want those who shared with me this scholarship to remember me as I still do. I fully understand that many of them don’t want to jeopardize their status quo and keep silent, even though they share my views on what is happening in Turkey. But i want them to analyze the fragility of their position, that the contract we have signed is extremely ambiguous and often international students are merely another puppet of the regime and our identity and culture are often indiscriminately undermined because we are not as they want us to be, or when this scholarship holders serve to fill coliseums and flatter the president only because the trip is for free, or even worse, when they send messages at night, during a coup in process and ask students to go to the streets in their traditional costumes to “support democracy”.

A special mention should be made for the people who selflessly handled my arrival in Athens, a place that I always dreamed of visiting since my early childhood, but obviously under other conditions. They have welcomed me, provided me with a roof, a bed and a home, that’s why I owe them nothing more and nothing less than my life and have contracted an immeasurable debt of gratitude with them. Although hearing the phone ringing or receiving a message was and still is an ordeal and I still don’t feel like answering, they know that Greece, despite the economic and refugees crisis, remains a fantastic country, but I should be on the other side, in Turkey; but I could not stay there being critised for my unfair situation, I could not allow (or obviously defend myself) being accused of promoting a coup and having relationships with people that I don’t know, I could not allow my resources to be exhausted, my residence permit to expire. And if I had to pay for a master, this wouldn’t be in Turkey , especially after all the deans having been removed from their positions; it becomes clear that there is no freedom of teaching, research or access to sources.

Still,  for my teachers, friends, university staff, the embassy in Bogotá and the Turkish people in general I have nothing but words of appreciation and I deeply regret the things that are happening. But for those who watched my toffees from Juan Valdéz with suspicion and disgust thinking they had alcohol or pork; for those who stole my money in my own room in the dormitory; for those who told me they didn´t need to learn another language, although one else speaks Turkish in the world; for those who were fighting with a knife in the street “insulting” themselves with terms such as Kurdish, Greek, Armenian, Christian or dog; for those who told me that smoking is less harmful than drinking wine; for the ones who took photos and videos of me like a zoo animal, when I did the sign of the cross and laughed seeing me in the church of San Anthony of Padua in Istambul; for those “drunken” with chauvinism, thinking that all neighbor countries want to invade them because they think they are the best; for those who say that had it been in their hands, they would have destroyed all ruins of Ephesus, Pergama, Aspendos and all the cultural heritage that is not Turkish or Islamic; for those who paint graffiti in historical sites including mosques; for those who feel the shelter of the regime and act like little sultans; who promised to help me and they didn’t; for those who can not live with anyone who is different from them, even when it comes to citizens of their own country; for those who are happy because I’m not there, thinking that they won a moral victory; for those I made feel unconfortable whit my arguments based on facts and documents; for those saying they did not want to see “dirty refugees” in the streets or watching impassively as women are beaten by their partners without having done anything, forgive me if I keep something diametrically opposed to affection.

Yes, I am now in Greece, in Athens, and those who know me well, know how much this means to me. I’m fine, not so anxious, protected and loved by many and diverse friends that I have made, and I have done things here that were only filed in the section of “impossible” in my imagination. Yet I find it hard to smile, I feel that I have grew years in a few months, unfortunately for them, the people who welcomed me here live the worst version of Luis De la Peña, they’re worried because he does not leave the bed, does not speak and does not smile, he is going to museums and starts to cry, because with his “rustic” greek  he says that he is fine and that there is no problem, while he takes his look back to the ground. And yes, there are problems, but they are not so serious as the ones in the last days in Izmir. Two months later and looking at my departure from Turkey in retrospect, I realize that despite the gravity of the circumstances and the immediacy and urgency under which those decisions were made, I think I make do fair enough. No one would imagine being left alone, preparing to face a crisis like that and finally coming out of it sound. Showing caution in every conversation, saying goodbye and thanking those who deserved it, crossing with all the luggage the immigration control and holding back tears; wanting to scream at the indifference, hypocrisy and injustice lived.

The Sunday 2nd of October of this year, for the first time since I left home, I sincerely wanted to be in my house, cuddle with my family, play music loud, have “agua de panela” or “patacones” and go out to vote in Colombia, as I have been doing since I reached the age of majority, convinced that democratic principles, created in the place where I now live and distorted over and over through time, are not perfect, but they are the best that our species has generated throughout our stay on the planet, and it will always be better for a people to divide, blame or even virtually insult each other, than have a retrograde and authoritarian government. Colombia and especially its democracy are not the examples to follow, but we have things we do not value enough and they weigh a lot, from voting with more than one option to having the right to oppose, criticize and refrain (venomously if applicable) freely, without having to flee your country because of these. My heart is oppressed by the fact that I couldn’t live that, I was not able to ogle the streets,  the faces or  the newsletters from the elections. That day could have been the most important day of my life, of our lives (those who read me and have Colombian identity card). We are all victims and above all, we were  guilty of what happened that day and we have been this way for half century-quarter in my case-. Many people have died for what was about to happen that Sunday and we should have behaved and must behave according to the occasion, act or not with conviction, whether in Colombia, Greece or Turkey.

This is the last month that I can be in the European Union without a visa; my options and my time are reduced, work permits, residence and posibilities to continue my studies (the reason why I originally began this journey) are the priorities and because I do not want to become an undocumented migrant without the means to return to my country, since I arrived I am dedicated in building a life that was not planned, but with the strong conviction not to give up, to continue and demonstrate that leaving behind love, family and affections was the right decision, although sometimes the conviction -stubborness- can do more than the body, as some recent visits to the doctor confirm. Yet, as I said before, embarking on the plane from Bogotá, I did not travel  alone, I came with all those who love me and care about me today more than ever. I need them, I need them to read, understand and help make this known, and like me, they all must keep in mind that if one thing is clear is that the end, the port of Ithaca that Kavafis promises, for me is still far away.

Omnia mea mecum porto.

Anuncios

La Odisea en Anatolia

Estándar

Estas líneas fueron concebidas en el mar, pero sólo hasta hace unos días tomaron forma, estas lineas nacieron en el mar Egeo, a medio camino entre el puerto de Çeşme en Turquía y el puerto de la isla de Quíos en Grecia, fueron concebidas al interior de un ferry que contenía cuatro maletas, tres tripulantes, dos camiones con frutas y yo como único pasajero. Yo no debía estar ahí, no lo quería tampoco, pero por la bizarra situación posterior al golpe de estado del 15 de julio en Turquía me vi obligado a empacar lo que mas pude y salir del país antes de que algo más grave pasara, como explicaré más adelante. Estas líneas las publico sin la aprobación -como casi siempre con todo- pero con el tácito apoyo de mis padres, siendo ellos y mis hermanas la únicas personas que supieron en Colombia de mi situación  mientras aún estaba en Turquía y que por miedo y preocupación han sido lo suficientemente prudentes para no divulgar mi situación a pesar del sufrimiento y la angustia que les genera aún el desconocimiento de mi situación y mi seguridad. Teniendo en cuenta esto, espero que entiendan ahora mi posición y la necesidad de escribir este texto como parte de mi propia catarsis.

Es importante dejar claro que necesito y se me hace muy difícil  escribir esto porque mi voz ha sido ahogada, mi vida académica y profesional fue destajada, mi seguridad personal estuvo en riesgo, y mi privacidad y mis derechos fundamentales fueron vulnerados, porque estoy cansado de vivir en las sombras, porque mis seres queridos se han visto seriamente afectados y porque al fin, luego del desastre anímico, me siento con el arresto suficiente para hacerlo, dejando en claro también que lo que aquí escrito es entera e íntegra responsabilidad de quien lo sufre y lo teclea.

Mientras miraba el puerto de Çeşme y mi querida Izmir alejarse, y con ella toda Asia Menor, era imposible no sentirme como Eneas huyendo de la destrucción de Troya, como los sabios bizantinos que huyeron al oeste por la toma de Constantinopla, como los miles que cubrieron el mismo trayecto que realizaba en 1922 luego del gran incendio de Izmir, y como los otros miles que hicieron, hacen y seguirán haciendo ese viaje como refugiados, huyendo de la guerra y la violencia en su hogar, llámese Siria, Irak, Pakistán o Afganistán. Al final, yo estaba viajando como un refugiado más (por lo menos en una embarcación  más estable) y mi historia era la misma que la de todos estos ejemplos, dejaba todo atrás por salvar el pellejo, yo lo salvaba de la Turquía que surgió luego del 15 de julio de 2016.

Durante el viaje de un puerto a otro, mi cabeza era un mar más turbulento que el propio Egeo, los recuerdos, los proyectos, las caras, las lágrimas, los lugares, los adioses y los abrazos que no pude dar a todas las personas de tantas partes del mundo que marcarán una honda huella en mi, la incapacidad de encontrar una explicación racional a lo que me estaba  pasando; la impotencia ante la ausencia de una respuesta oficial, el miedo generado por el tenso ambiente que se vivía en las calles y oficinas por las retaliaciones del régimen hacia todo y hacia todos. El desasosiego al caer en cuenta de que muchos de los prejuicios que mis allegados advertían desde Colombia sobre el país y la región se habían cumplido o se cumplían.Pero sobre todo, la inmensa tristeza de verme obligado a dejar algo por lo que había luchado bastantes años y que  hasta el momento en el que recibí un particular correo electrónico estaba consiguiendo con particular solvencia.

Digamos que desde el principio las cosas no empezaron bien: desde hacía varios años había enfocado mis estudios e intereses hacia el medio oriente y el mundo clásico, en especial en la relación de estos dos campos historiográficos simpre en relación con el contexto latinoamericano y colombiano. Ya había aplicado a la beca del gobierno turcoun año antes a la beca pero la muy hispánica “ñ” que sobresale en mi apellido me había generado conflictos en el sistema; luego, al ganar la beca del 2015, mi tiquete Bogotá-Madrid-Istambul-Izmir nunca apareció y luego de una lucha constante por correo electrónico y en persona desde la embajada pude emprender el viaje de 27 horas a Turquía, luego de un mes sin el trabajo al que había  renunciado, sin seguridad social, y con prácticamente todas mis pertenencias empacadas. Al final llegué a Izmir y mi proceso de adaptación fue arduo, todos los demás estudiantes nuevos ya me llevaban un mes de ventaja en todos los aspectos, desde las rutas del metro hasta en el aprendizaje del idioma.

A pesar de esto, de varios meses en los que el dinero de la beca llegaba muy tarde y de un duro invieno, mi vida ya estaba encarrilada, hablaba turco con soltura, me había integrado a la sociedad, conocía la vasta historia del país de antemano y cada día profundizaba en aspectos y fuentes desconocidos de la misma, compartía el modo de vida de sus habitantes en los aspectos que me parecían provechosos, sus bailes, desde el frenetico horon hasta el parsimonioso zeybek; su música,  desde el Anadolu Rock  hasta el pop más banal; sus letras, desde los poemas de Rumi hasta los comics de Penguen; el respeto por los que forjaron la historia de Anatolia en todas sus etapas, y el amor por esa tierra  y sus costumbres, Desde conocer y seguir todos los equipos de las ligas turcas hasta ayunar intensamente en Ramadán,  rompiendo el ayuno sólo a la hora del iftar.

El día jueves 21 de julio de 2016 a las 18:00 de Turquía (GMT +2) recibí con gran sorpresa un correo electrónico en donde se me avisaba que debido a mis “abusos como becado” mi beca estaba congelada, sólo para recibir una hora más tarde otro correo diciéndome que mi beca había sido cancelada. Un correo entregado en horas no laborales, y sin ningún argumento racional aparente, iniciaba tiempos oscuros en donde mi dignidad sería expuesta por días y horas en las oficinas del ministerio encargado de las becas, en la universidad, en el dormitorio y en toda institución, bien sea por vía telefónica, virtual o en persona sin ninguna respuesta, con una actitud hosca y paranoide hacia todo lo que tocara así fuera tangencialmente el término “golpe de estado”.

Nadie quiere vivir un golpe de estado, y es evidente el por qué, porque es una situacion ajena a la normalidad, a la legalidad y lo cubre todo con un halo de incertidumbre. Yo lo viví, yo vi a los aviones, cazas y helicópteros de la fuera aérea salir de la base de Narlidere a las afueras de Izmir con dirección a Istanbul y Ankara. Yo vi en vivo y en directo  como entraban los soldados a los canales de televisión, como el mismo presidente que había bloqueado y prohibido las redes sociales se comunicaba por medio de ellos y llamaba al pueblo a las calles, yo recibí un mensaje de un número desconocido pidiendome hacer lo mismo en nombre del gobierno, yo oí las mezquitas bramar la noche entera como en los tiempos en  los que se llamaba a la guerra en el imperio otomano.   Por horas eternas y en soledad sin tener la más remota idea de que sería de mi, viendo cómo el pueblo pasaba de defender al sistema político establecido, a saciar su sed de venganza contra todo y todos, contra el ejército que siempre han adorado (cuando un joven turco va a prestar el servicio militar obligatorio es paseado en procesión por las calles) contra la malicia de los académicos e intelectuales,  en fin, contra todo aquel que no se manifestara a favor del presidente y su gobierno.

Tomar la decisión de salir del país ha sido quizá el momento más crítico en mi existencia, Mi familia, desde Colombia me decía que fuera hasta Ankara y averiguara personalmente que estaba pasando mientras adelantaban gestiones en la embajada de Turquía en Bogotá, y la opinión de mis amigos en Izmir estaba dividida entre quienes no veían la necesidad de que me fuera, de que consiguiera un trabajo y pagara mi universidad, y quienes solo veían la manera de sacarme del país cuanto antes pues el clima de tensión en incertidumbre no auguraba nada bueno. Las inspecciones en los cuartos de los dormitorios se hicieron frecuentes, de repente la misma gente se subía a los buses pero en distintas estaciones, el pesado sonido de los murmullos y el silencio se apoderaba de cualquier espacio, fuera café, restaurante o comedor universitario, todo eso sumado a la impotencia y el miedo por no saber a quién acudir, en quién confiar y cómo actuar.

Afortunadamente, tomar la decisión de salir cuanto antes del país fue la acertada. A los pocos días de cruzar el mar y sin los vetos y censura de información que el gobierno turco (que controla más del 90% de los medios de comunicación del país) el flujo de noticias acerca de las retaliaciones contra el intento de golpe de estado mostraban cómo la respuesta del régimen se comportaba peor que una dictadura: En un mes, alrededor de 70.000  empleados públicos de todos los sectores, ministerios y universidades perdieron su puesto, decenas de miles fueron arrestados y hacinados en estadios, prisiones y pabellones, que muy a pesar de las declaraciones del expresidente Abdullah Gul parecen acciones que Videla o Pinochet aprobarían. La respuesta oficial no demoró en ser peor que una dictadura, y sobre eso los turcos saben algunas cosas.

Entre esa cacería de brujas que haría sonrojar a Joseph MacCarthy, impulsada por la paranoia del régimen, atizada por las rencillas personales y adobada por el pasatiempo nacional de formular y creer conspiraciones no solo ha alcanzado a los seguidores de Fetulah Gülen principales implicados del golpe, sino a todo aquel que no suene a pro-régimen -o sea, turco auténtico (como si a estas alturas eso existiera),  musulmán sunnita y conservador-, ya sea kemalista, kurdo, aleví, socialista, moderado, ecologista, judío, cristiano, ateo,  agnóstico, feminista, LGBT o estudiante internacional, como yo y como varios estudiantes de diversas ciudades que de alguna manera no corrieron con tanta suerte. Por citar sólo dos ejemplos cercanos e hispanohablantes, una estudiante española del doctorado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Ankara fue arrestada, llevada a los pabellones en donde resguardaron a los golpistas e incomunicada por 36 horas, para luego ser deportada a Madrid sin ningún sello en el pasaporte. Y otro estudiante, en este caso panameño y residente en Antalya, estuvo en una celda con otros 9 prisioneros por 11 días luego de que la policía allanara su casa, confiscara sus bienes y posteriormente fuera deportado a su país de origen sin mayor explicación.

Mientras estaba en Turquía había escuchado las noticias de estos y otros estudiantes cuya beca había sido cancelada intempestiva y arbitrariamente, que como yo, hasta el momento no han tenido respuesta de los motivos, ni siquiera luego de recurrir a las misiones diplomáticas entre ellos otros dos colombianos que recibieron el mismo correo, pero que no se encontraban en Turquía. Al ver que la situación se alejaba peligrosamente de la normalidad y al darme cuenta que no tendría una respuesta a mis solicitudes para recibir información oficial sobre mi situación, ni desde la embajada de Turquía en Bogotá, ni desde las oficinas oficiales en Izmir ni mucho menos desde Ankara, y que a medida que pasaba el tiempo, y se descubrían nuevos detalles no conexos pero dicientes: como las comunicaciones interceptadas, o que otros dos estudiantes colombianos recibieron el mismo correo, reuniones en Bogotá entre estudiantes becados y representantes del gobierno turco ; manifestaciones día y noche con “acarreados” de municipalidades vecinas a Izmir, con transporte, alimentación, bebidas, banderas y baños gratis (lo normal en cualquier manifestación); retratos del presidente cargados como un ícono bizantino en procesión; los “lobos grises” o mejor, los “fascistas nacionalistas”, parando a todo aquel que no gritara sus consignas, banderas de la sharia, horas de consignas y ningún atisbo de la palabra democracia… en fin, una miríada de hechos eventos y detalles que hicieron de mis últimos días a ese lado del mar un infierno y en la otra orilla un purgatorio, soportable y llevadero gracias a la hospitalidad de quienes me han acogido sin ningún prejuicio y con toda confianza.

Han pasado aproximadamente dos meses desde que recibí el correo y empecé a indagar por las razones de esta situación, hice todo lo que estuvo a mi alcance para averiguar, apoyándome en las embajadas, en las instituciones y los contactos, pero por la inexistencia de estas, la incapacidad administrativa o la misma arrogancia gubernamental, estas no existen, no se comunican, no se saben, o no se quieren decir. Una posibilidad es que haya sido cancelada por mis publicaciones y mensajes en redes sociales informando sobre el golpe prácticamente en tiempo real, con todas las dudas que aún me genera el golpe en sí  y que la deliberada reacción del gobierno no me permite disipar, especialmente luego de  analizar la situación del país durante años y verla, vivirla y leerla todos los días durante 10 meses, viendo como se cerraban periódicos; se luchaba férreamente contra el aumento de poderes políticos del presidente, como el terrorismo golpeaba el corazón del país; como ha golpeado desde hace años la frontera sureste; como los actos de intolerancia de la fluctante mayoría cada vez más reaccionaria y conservadora estaban a la orden del día y cómo lo que yo daba por sentado desde mis estudios y mi experiencia daba un viraje de 180 grados a gran velocidad. Aun así, esta posibilidad está descartada, pues muchos otros estudiantes que al día de hoy siguen activos, también lo hicieron, y muchos de los que vieron sus becas canceladas nunca publicaron ni comentaron nada.

Yo como visitante y estudiante becado siempre mantuve un respeto por las instituciones y el país que se convirtió fácilmente en admiración, Turquía posee una riqueza cultural, histórica y arqueológica que a sus mismos habitantes les cuesta imaginar,  un país soberano, con su deuda externa saldada y  cobertura en educación , salud y servicios básicos casi del primer mundo, sin mencionar sus merecidamente famosos paisajes y lugares que deleitan los sentidos. Y en la misma medida encontraba y encuentro múltiples aspectos reprochables, la ausencia total de conciencia ambiental en un país tan rico en recursos, un gravísimo problema de salud pública por los niveles absurdos de consumo de tabaco, una rampante ignorancia de su propia historia, aumentada por el daño irreparable que una historia oficial contada sin escrúpulos ha hecho en su población y los ya conocidos problemas gubernamentales que cruzan la frontera de la violación de los derechos humanos: represión sin control a los opositores del gobierno, un doble juego con las crisis de la región, bien sea la guerra en Siria, el ISIS, o los refugiados. Pero especialmente la ausencia de real democracia (no, democracia no es el poder del pueblo ni hacer elecciones, si así fuera Cuba y Corea del Norte serían democracias) de las garantías para ejercer, exigir y gozar de los derechos de libre expresión, asociación, oposición y seguridad social. De nada sirve ver un atardecer de ensueño en Istanbul si has perdido injustamente tu trabajo, te sientes amenazado y además no te puedes quejar.

A pesar de todo, quiero volver, quiero volver a las ciudades que ya había cosido a mi memoria y mis sentidos Izmir, Ankara, Istanbul… Quiero perderme en las librerías, tocar las ruinas, abstraerme en los museos, pero sobre todo quiero volver a ver a mis amistades, volver a pasar tiempo de calidad con ellas, bebiendo çay y comiendo döner. Pero sinceramente no sé si pueda, yo salí relativamente sin problema del país, no sé qué tan fácilmente pueda ingresar, he esperado dos meses una respuesta que no llega, el gobierno ni a las embajadas les da razón, y quisiera que quienes compartieron esta beca conmigo me recuerden, como aún lo hacen. Que entiendo perfectamente que muchos no arriesguen su status quo y guarden silencio aunque compartan mis puntos de vista sobre lo que sucede en Turquía, analicen la fragilidad de su posición, que el contrato que firmamos es tremendamente ambiguo y que muchas veces los estudiantes internacionales son una marioneta más del régimen, que muchas veces nuestra identidad y cultura es socavada indiscriminadamente por no ser como ellos quieren, que los becados sirven para llenar coliseos y adular al presidente porque el viaje fue gratis, o para enviar mensajes en la noche, durante un golpe de estado en proceso y pedir que los estudiantes salgan a las calles con sus trajes típicos a “apoyar la democracia”.

Capítulo aparte merecen las personas que gestionaron desinteresadamente mi llegada a Atenas, Lugar que siempre soñé con visitar desde mi más tierna infancia, pero que evidentemente lo soñaba bajo otras condiciones. Quienes me han acogido acá, que me han brindado un techo, una cama, un hogar les debo nada mas ni nada menos que la vida y he contraído una deuda inconmesurable de gratitud con ellos. A  pesar de que oír el teléfono timbrar o recibir un mensaje era y es un suplicio al que no siento deseos de responder. Ellos saben que aunque Grecia, a pesar de las crisis económica y de refugiados, sigue siendo un país de ensueño , yo debería estar en la otra orilla, en Turquía, pero no podía seguir siendo juzgado pública y administrativamente por mi injusta situación, no podía permitir, (ni obviamente defenderme) de que se me acusara de golpista y de tener relaciones con personas que no conozco, no podía permitir que mis recursos se agotaban, mi permiso de residencia expiraría  y si tuviera que pagar una maestría, no sería en Turquía, especialmente luego de que todos los decanos fueron removidos de sus cargos, esto hace  evidente que no hay libertad de cátedra, de investigación ni de acceso a las fuentes.

Aun así, yo para mis maestros, amigos, personal de la universidad y de la embajada, así como al pueblo turco en general no tengo sino palabras de aprecio y lamento profundamente las cosas que están ocurriendo. Pero para quienes miraban mis dulces de Juan Valdéz con recelo y asco pensando que tenían alcohol o cerdo, para quienes me robaron dinero en mi propio cuarto en el dormitorio, para quienes me decían que no tenían ninguna necesidad de aprender otro idioma, así nadie más hable turco en el mundo; para quienes se insultan y pelean a cuchillo en la calle con términos como kurdo, griego, armenio, cristiano o perro; para quienes me decían que fumar es menos dañino que tomar vino; para quienes me tomaron fotos y videos como un animal de zoológico mientras se reían al ver que me persignaba en la iglesia de San Antonio de Padua; para quienes viven embriagados de chovinismo y piensan que todos los países vecinos los quieren invadir porque piensan que ellos son los mejores; para quienes dicen que si de ellos dependiera, destruirían todas las ruinas de Éfeso, Pérgamo, Aspendos y toda el patrimonio cultural que no es turco ni islámico; para quienes grafitean los sitios históricos incluyendo mezquitas; para quienes sienten el cobijo del régimen y actúan como pequeños sultanes; para quienes prometieron ayudarme y no lo hicieron; para quienes no pueden convivir con quienes son distintos a ellos aun siendo ciudadanos de su propio país; para quienes les incomodaban mis argumentos basados en hechos y documentos; para quienes me dijeron que no querían ver “sucios refugiados” en las calles o que ven impávidos como mujeres son golpeadas por sus parejas sin hacer nada, perdónenme si guardo algo diametralmente opuesto al afecto.

Si, ahora estoy en Grecia, en Atenas, y para quienes me conocen, saben bien cuanto esto significa para mi. Estoy bien, ya no tan angustiado, protegido y querido por muchas y diversas amistades y he hecho cosas aquí que sólo estaban archivadas en la sección de imposibles de mi imaginación. Aun así me cuesta sonreír, siento que he envejecido años en meses, desgraciadamente las personas que me han acogido viven la peor versión de Luis De la Peña, se preocupan porque que no salga, no hable y no sonría, que vaya a los museos y llore, que baje la cabeza a pesar de que diga en un rústico griego de que está bien y que no hay problemas. Y sí que los hay, pero ya no son tan graves, dos meses después y mirando mi salida de Turquía en retrospectiva, me doy cuenta de que a pesar de la gravedad de las circunstancias y la inmediatez y emergencia con la que se tomaron las decisiones, creo que lo hice con relativa altura, nunca nadie imagina y mucho menos se prepara para enfrentar una crisis así, y además salir de una sola pieza. Mostrando prudencia en cada conversación, despidiéndome y agradeciendo a quienes lo merecían, cruzando con el equipaje y por inmigración, y aguantando las lágrimas y las ganas de gritar ante la indiferencia, la hipocresía y la injusticia vividas.

Mañana, por primera vez en mucho tiempo, quisiera sinceramente estar en mi casa, arruncharme con mi familia, poner música a todo volumen, tener cerca panela o plátanos para comer y salir a votar, como lo he hecho desde que alcancé la mayoría de edad, convencido de que los principios democráticos, creados en el lugar en donde ahora resido y tergiversados con el tiempo, no son perfectos, pero son los mejores que nuestra especie ha generado a lo largo de su estancia en el planeta, y que siempre será mejor dividirse y hasta insultarse virtualmente por una opción que tener un gobierno retrógrado y autoritario, Colombia y en especial su democracia no son ejemplos a seguir, pero tenemos cosas que no valoramos y que pesan un montón, desde votaciones con más de una opción hasta el derecho de oponerse, abstenerse y criticar (venenosamente si es el caso) y salir ileso, seguir viviendo y no tener que huir. Me oprime el corazón no poder disfrutar de eso, no poder comerme con los ojos las calles, las caras, los boletines de la registraduría. Mañana puede que sea el día más importante de mi vida, de nuestras vidas (quienes me leen y tengan cédula colombiana). Todos somos y seremos víctimas pero sobre todo culpables de lo que mañana pase, así como lo hemos sido este medio siglo -cuarto en mi caso- mucha gente ha muerto por lo que pasará mañana, habrá que comportarse a la altura de las circunstancias y actuar o no con convicción, ya sea en Colombia, Grecia o Turquía.

Este es el último mes en el que puedo estar en la Unión Europea sin necesidad de visa, y mis opciones y mi tiempo se reducen, un permiso de trabajo, de residencia y  opciones para continuar mis estudios (por lo que originalmente emprendí este viaje) son las prioridades, si no me quiero ver convertido en un ilegal y sin los medios necesarios para volver a mi país. Desde que llegué me he dedicado a construir una vida que no estaba planeada, pero con la férrea convicción de no rendirme, de proseguir y de demostrar que dejar atrás familia amores y afectos  fue la decisión correcta, aunque a veces la convicción -terquedad- puedan más que el cuerpo, recientes visitas al médico así lo comprueban, Aún así como lo dije antes de embarcarme en el aeropuerto en Bogotá, yo no viajo ni estoy solo, yo voy con todos los que me quieren, se interesan y se preocupan por mi, hoy más que nunca necesitaré de ellos necesito que lean, entiendan y ayuden a que esto se sepa, y así como yo, ellos, todos, deben tener presente de que si hay algo claro es que el final, el puerto de Ítaca que Kavafis promete, para mí aún está muy lejos.

Omnia mea mecum porto.

Ser o no ser Charlie Hebdo.

Estándar

De Reformas y Soldados

Han pasado casi dos semanas desde los ataques terroristas en París. Hechos que directamente tienen que ver con la naturaleza de los contenidos de este blog, la religión, la guerra, y la “guerra” entre religiones, vuelve a estar a la orden del día. Grandes plumas y mentes han expresado diversas reacciones sobre estos repudiables acontecimientos, desde las consecuencias directas de la ilusión del fundamentalismo por Todorov (http://goo.gl/2kwXyB) pasando por el repudio hacia el escalamiento del terror por parte de Vargas Llosa (http://goo.gl/YsSajv) y la crítica hacia el apático y liberal mundo moderno de Žižek (http://goo.gl/rnNvZ8) Todas estas críticas, todos estos llamados, todas estas voces, llegan a nosotros gracias a la transformación tecnológica del ideal moderno de la libertad de expresión, ya no solamente se puede decir lo que se quiera, sino que casi todo el mundo puede saber lo que uno dice, y este escrito y este blog es un ejemplo de…

Ver la entrada original 1.343 palabras más

Conmemoraciones +1

Estándar

Como mala (pésima) costumbre, “Bella horrida bella” está descuidada, abandonada. Y aunque hay múltiples razones de peso para que esto pase -las mismas de siempre-, no son motivo para tenerla en este miserable abandono. en primer lugar, porque ese no era el objetivo de este espacio y en segunda instancia, porque las entradas que no se escriben son como los tackles que no se hicieron, los strikes que no se batearon, las fotos que no se tomaron, los besos que no se dieron… En resumidas cuentas, cargos de conciencia.

Por esta razón, este blog se reactiva el día 13 del mes 12 del año 14, con 12 conmemoraciones o aniversarios históricos, que se debieron celebrar en el 2013, pero solo se escribieron y escogieron hasta finales del 2014. hay algunas fundamentales, varias que seguramente no serán tan conocidas y otras que serán puro capricho de quien estas líneas escribe, pero todas a su manera y segun desde donde se mire, son importantes. Sin más preámbulos, las seis primeras:

1) 447 a.C.  2460 años del Partenón de Atenas

El templo más importante de la Acrópolis ateniense, el símbolo de una época a la que la civilización occidental siempre ha querido volver empezó a construirse bajo la batuta (escuadra) del arquitecto Fidias, el patrocinio de Pericles y los lindos y gentiles recaudadores atenienses de la liga de Delos: El Partenón, la casa de la siempre virgen, siempre armada y siempre sabia Atenea Parthenos representa ese ejemplo al que siempre se vuelve, al que cada momento histórico quiere regresar. Desde los romanos con la elevación del Panteón de Agripa, los hombres del  renacimiento con el culto a lo clásico y su aplicación a cada aspecto de la vida, la ilustración con su derivación artística y arquitectónica del neoclasicismo y la mitad de los capitolios del mundo, en gran parte gracias a la influencia estadounidense, ven en el Partenón su reflejo como sociedad, como copia de un genial experimento como lo fue la grecia clásica. Y este templo es eso, fiel reflejo de esa antigua sociedad, condensadora de tantos saberes actuales, como reflejo del mismo paso del tiempo. De templo pagano a basílica bizantina, de mezquita otomana a polvorín, el Partenón sobrevive sobre las alturas de Atenas, mutilado y ciego, con su friso en Londres y sus riquezas saqueadas, pero impoluto y con la compostura de las maravillas antiguas hechas por el hombre.

El Partenón de la Acrópolis ateniense, con su friso y sus colores originales.

2) 613. 1400 años de la muerte de Bruneguilda

Este es un certero ejemplo para todos aquellos que aun piensan que en la Edad Media las mujeres eran a duras penas ceros a la izquierda, incluso cuando en la Europa altomedieval el cero ni siquiera existía. Esta tierna princesa visigoda es el vivo ejemplo de por qué la gente y hablando desde la experiencia,  los mismos historiadores le huyen con pavor a la historia medieval. Bruneguilda vivía en un mundo en  donde lo enredado del nombre era directamente proporcional a lo enredado del clima político. Hija del rey Atanaguildo de Hispania, casó a los 22 años con Segisberto I de Austrasia (lo que hoy sería el norte de Francia y Bélgica y otros lugares). recién cambiada de fe, del arrianismo al catolicismo y de dinastía, de la visigoda a la merovingia, Bruneguilda entraría en el simpático juego del asesinato como método político institucional, esta reina, junto con su archienemiga, la reina de Neustria, Fredegunda nunca se untaron (o trataron de nunca hacerlo) un solo dedo de sangre, pero bajo sus reales y francos mantos corrían cascadas literales de sangre. Conspiración, asesinato, envenenamiento, apuñalamiento o tortura, eran palabras comunes en el vocabulario de estas bellas e inmaculadas damas medievales, que bajo esos ríos de sangre, forjaron el reino franco hasta ser ambas venerables reinas madres. Cabe resaltar que este tipo de conductas era una obligación moral en la Francia merovingia, y que fueron tantas las venganzas,ardides  y triquiñuelas de estas damas, que a veces no se sabía quien había mandado matar a quien, y lo más sano era pensar que ambas tenían en parte la culpa, como con la muerte del rey Chilperico en 584. Al final, la reina medieval que pondría a cualquier personaje de Game of Thrones en ridículo, murió a la avanzada edad de 70 años -que con ese tumulto de muertes y esa calidad de vida es todo un logro- triacionada, abanadonada, acusada de cantidades industriales de muertes de nobles y reyes, y amarrada a 4 caballos que la desmembraron sin dilación.

Ejecución de Bruneguilda por Clotario II en 613.

3) 1453. 660 años de la caída de Constantinopla

Ahora llega una vieja conocida. Este hecho es clave, crucial, no solo porque fue una patada voladora en la cara a eso que se denominaba “cristiandad” y luego sería Europa, sino porque asentó definitivamente un poder político, social y cultural que mantendría al Medio Oriente unido hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Bizancio, Constantinopla, el dique iluminado, la nueva Roma, una ciudad de 500.000 habitantes, con alcantarillado, iluminación pública y recolección de basuras cuando París y Londres eran aldeas de chozas caía en manos “infieles”. Ese 29 de mayo de 1453, ese día, las cosas cambiaron, los barcos andaban por la tierra y las murallas que habían soportado más de mil años, sucumbieron. Constantinopla sigue presente, sigue queriendo ser vengada, muchos la siguen llamando así, aunque ahora sea Istambul, la ciudad de la luz, otro tesoro con su propia historia. pero en su momento, y en muchos momentos antes y después, la única ciudad que está en dos continentes tenía entre sus calles y murallas el devenir de la historia del mundo. Mehmet II, que se jugaba la suerte de su boyante imperio a sus puertas, y Constantino XII, quien cargaba con los errores de sus antepasados intentando cerrar las mismas representan la humanización de dos mundos distintos, que han convivido siempre, pero en el que alguno tiene que ceder, así sea por siglos o milenios.

La caída de Constantinopla, ilustración de Jose Daniel Cabrera Peña

4) 1513. 500 años del mapamundi de  Piri Reis y del avistamiento del Pacífico por  Vasco Nuñez de Balboa

Ese mundo que se dividía cada vez más luego de la toma de Constantinopla empezaba a abrirse, a crecer. Es el momento en el que ese mundo se va a encontrar con otros iguales de viejos, de guerreros y de avanzados cada cual a su propio estilo. Época de grandes viajeros, de gente que intentaba abrir su cerebro y su visión para que cupiera una tierra distinta y más grande hacia todas las direcciones. Vasco Nuñez de Balboa, como buen español venido a estas frondosas y americanas tierras, esa visión se le llenó de dorado al ver lo que los habitantes originarios del continente llevaban de atuendo, apropiándose de esto, como costumbre de la época, de la peor manera posible. Un nativo, para tratar de salvar su pellejo por un poco más de tiempo, le mostró el mar del Sur, el océano Pacífico -que de pacífico más bien poco- dando inicio a una fantástica historia de mapas, viajes y compras, con galeón de Manila y canal de Panamá incluidos. Piri Reis, corsario por profesión , cartógrafo por decisión, navegaba las aguas del Mediterráneo y del mar Rojo conociendo puertos, costas y arcas de las galeras cristianas, hasta el día en que en esos encuentros tomó prestados una copia del diario de un navegante genovés con nombre de paloma que había “descubierto” nuevas tierras hacia el oeste. De esta nueva adquisición y de años de estudio salio el “Libro de los Mares” y  un mapa gigante dedicado a su barbada y otomana majestad, Solimán el Magnífico, del cual sobrevive sólo un excelso pedazo que muestra las costas del Atlántico a la perfección, y que Piri Reis nunca vio en persona. Lo curioso es que estos hechos en estas oscuras tierras del valle de los Alcázares si tuvieron una importante aunque poco difundida repercusión, con una exposición temporal en el archivo de Bogotá (http://www.archivobogota.gov.co/exposicion-pacifico-espa%C3%B1a-y-la-aventura-de-la-mar-del-sur-galeria-de-fotos) de una museografía impecable. Y otra más pequeña pero igual de potente por sus conferencias de apoyo, en la biblioteca Luis Angel Arango y dedicada a la obra de Piri Reis (http://www.banrepcultural.org/bogot/evento/piri-reis-cartograf-turca-del-nuevo-mundo).

El soberbio mapa de Piri Reis

 

5) 1543. 470 de la publicación de De humani corporis fabrica de Andrea Vesalio y De Revolutionibus Orbium Celestium de Nicolás Copérnico

Fantástico año. El renacimiento como fenómeno global entraba a su fase final y tiene en estas publicaciones dos de sus aportes más potentes. La ciencia no será nunca tan rimbombante y marcada como el arte, es cierto, “El David” o “La última cena” son mil veces más conocidos que De humani corporis, pero no por eso menos importantes. Estas dos publicaciones buscaban en contextos y espacios distintos un objetivo común de la sociedad renacentista, mirar más allá. Más allá del cielo y el movimiento de los entes que en el están, y  más allá de la piel y de lo que pasa en lo que ella contiene. Copérnico, sacerdote polaco, escribió esta obra sobre mecánica celeste que derrumbaba cualquier planteamiento basado en argumentos bíblicos sobre el lugar y el movimiento de la tierra en el universo (y eso que iba dedicada al papa Pablo III) sus postulados eran tan polémicos en su momento solo se publicó este libro hasta la muerte de su autor y permaneció exiliado y prohibido de las cátedras de las universidades europeas (que pululaban de sabios) por casi un siglo, y todo por decir que la tierra giraba alrededor del sol. La obra de Vesalio tuvo mejor suerte en sus días, exploraba un mundo igualmente vetado por la religión, la moral y las costumbres de la época, pues exploraba el interior del cuerpo humano de la única manera posible en el siglo XVI: robando cadáveres. Este libro además de ser un enorme compendio de anatomía humana tiene las xilografías más dedicadas y mejor logradas de este periodo histórico y es un punto de quiebre en la historia de la medicina como tal, este es el punto de partida para descubrir la circulación de la sangre, rebatir la teoría humoral y muchas cosas más. Es así como en el mismo año, a dos escalas totalmente distintas, los seres humanos empezaron a develarse una explicación del mundo desligada de un sistema de creencias, rompiendo esquemas, yendo en contra de la opinión asentada y experimentando, cometiendo errores e intentándolo nuevamente hasta darle paso a algo llamado «ciencia»

Portada del ” De humani corporis fabrica”

6) 1683.  330 años de la batalla de Kahlenberg

Esta batalla, al igual que las de Poitiers o Lepanto, podrían resumirse en algo así como “estuvimos a un pelo de que toda la cristiandad se fuera al carajo, pero como no pasó, vamos a vanagloriarnos los próximos 500 años de cómo nos salvamos y a decir que muy probablemente haya sido por la intervención divina”. Los turcos, en su ánimo de expanderse por Europa estaba con todos sus cañones, sus jenízaros y sus carpas con un pie en Viena, a punto de empezar un efecto dominó que llegaría mínimo a París. Pero la divina providencia se vistió de polaco con plumas a la espalda y barrió, trapeó y biruteó el campamento otomano con una carga de caballería de los famosos y brillantes húsares alados, salvándoles el día además a los tercos comandantes vieneses y del Sacro Imperio. La importancia de esta batalla está en el punto de inflexión que nunca fue. Porque aunque los ejércitos del sultán rondarían los Balcanes y las puertas de Viena  por otros 300 años, nunca pasarían de las mismas, y si no es por la intervencion de Juan Sobieski, rey de Polonia y su formidable caballería, la balanza de poderes en Europa hubiera cambiado radicalmente. Polonia salvaba a la cristiandad y esta le pagará con siglos de despojo y desmembramiento de su territorio, así mismo, en las puertas de Viena, el imperio Otomano empezaba a enfermarse, quedaba demostrado que ya no era la máquina de guerra de Solimán II, Selim III o Mehmet II.

Húsares alados polacos a la carga, reconstrucción histórica.

 

Colombia 2018, ¿Rusia o la Paz?

Estándar

“Si quieren la guerra voten por Hugues, si quieren la paz con honor, voten por Wilson”

Con esta frase, los demócratas buscaban la presidencia de Estados Unidos en las elecciones de 1916 contra Charles Evans Hughes. Menos de un año después, con el Lusitania hundido, el telegrama Zimmerman escrito y la guerra declarada, las primeras divisiones estadounidenses desembarcaban en la Francia antrincherada de la Primera Guerra Mundial. Woodrow Wilson, con toda su sabiduría, su conocimiento de la historia y su nobel de paz, no dudó en llevar a su país a la guerra más traumática y sin sentido de la historia hasta ese momento para terminarla de una vez con todas y firmar una paz horrible, pero al fin y al cabo paz. Versalles es mejor que Verdún.

Algo similar pasa en Colombia, el presidente Santos buscó su reelección jugando sus cartas por una paz, que como todos los acuerdos de cese al fuego, desde la Paz del Rey en Grecia, la Pax Romana, o la Paz de Westfalia, penden de un hilo hasta ser aprobados y cumplidos. En el momento de la elección, miles, si no millones de colombianos, exhalaron un suspiro de tranquilidad. Tranquilidad de no tener que soportar, si no sufrir, un gobierno ventrílocuo con Oscar Iván Zuluaga como el títere, y el retroceso en el proceso de paz que más lejos ha llegado (llegó hasta La Habana) en la historia del país.

Y obviamente el presidente sabe esto, sabe la responsabilidad histórica que tiene su mandato, y que sabe las mismas implicaciones que tendrá en la posteridad el gobierno que firme la paz. De ahí deriva el entusiasmo en su discurso como candidato ganador, y su optimismo como presidente reelecto hoy, pero así como se escuchaban vivas cada vez que comentaba la cara linda de su gestión, en educación, deporte y sobre todo paz, éstas se convertían en desconcertados aplausos cuando decía que aumentaria el salario de las fuerzas militares y el pie de fuerza de las mismas. El pueblo colombiano debe caer en cuenta de que al igual que en las votaciones de segunda vuelta, que a la hora decisiva, la conciencia limpia y la abstensión no tienen cabida, y los hechos dan la razón: las Farc azotando sin piedad el ecosistema en Putumayo, asesinando niñas y coroneles por igual, mientras piden que el estado responda por el crimen de lesa humanidad de “Alfonso Cano”.

Y debe caer en cuenta tambien que una cosa es hacer la paz con las Farc, y otra lograr la paz en Colombia, lograr la paz entre colombianos. Es evidente que luego del fin del conflicto, las fuerzas militares, que en comparación con las de paises tremendamente pacíficos como Indonesia, Turquía o Países Bajos, no son ni tan grandes ni tan fuertes como las pintan o parecen. La paz no se hace de buenas intenciones, y si así fuera, no puede ser tan endeble como se percibe, y debe ser sustentada en un control estatal, que desde la antigüedad se realiza por medio del órgano coercitivo de las organizaciones humanas: el estamento militar.

No hay que decirse mentiras, los colombianos desde hace 195 años le fascina vivir en guerra,  afanosamente busca el conflicto, bien sea por el color del partido del otro, porque invaden Leticia, o porque el tipo del otro lado del bar de la esquina me está mirando mal. Y la firma de los acuerdos de La Habana no van a cambiar eso, no van a cambiar la mínima tolerancia del colombiano, que por cualquier cosa que vaya contra sus intereses personales, con el ceder algo a los demás -desde un puesto en cualquier fila, bus o carril, hasta la palabra en una plenaria del congreso- es considerado una afrenta directa. No hay que decirse mentiras, el colombiano se siente cómodo en la violencia, en sus ciudades violentas por la polución, el tráfico y la falta de planeación y ejecución, en sus campos violentos, exhuberantes pero pobres, la violencia no es tener y usar armas, la violencia es un ambiente, y es el ambiente perfecto de los colombianos.

Hace un mes y unos días acababa la participación de la selección colombiana de fútbol de mayores (porque selecciones colombia hay muchas) en la Copa del Mundo de la FIFA en Brasil, y es curioso ver cómo un episodio que despertó tanta euforia y desazón en toda la población del país muestra tan francamente la naturaleza de este pueblo. Fueron días maravillosos, y los resultados aún más, en menos de un mes había un resumen perfecto de lo que este país como nación y pueblo es: alegre, talentoso, emborrachado de orgullo al primer aspecto bueno reconocido por los demás, y violento, muy violento. El colombiano no tiene opcion de celebrar si no es bebiendo, y no bebiendo una cerveza para “mojar la palabra” hay que quedar inconsciente, ser un digno representante del «orangután con sacoleva» como diría Darío Echandía del régimen político del país, y como consecuencia ser violento, arrancarle la vida a los demás, para no demostrar debilidad.

Demostramos ser un país tremendamente centralizado, en donde llegan los recurs… los jugadores, y de ahí luego del alarde de los capitalinos con ellos, se desplazan a su lugar de origen, que en su gran mayoría es en puntos perifericos y olvidados del mapa. Un país orgulloso en su derrota, así sea la más rimbombante nunca antes tenida, un país paralizado por un placebo de limitada felicidad (como cualquier triunfo deportivo)  que además de la violencia, encuentra en la victimización su zona de comfort más apropiada. Porque “Era gol de Yepes” y no “Fue error de Sánchez” y como la FIFA y sus arbitros nos robaron, fuimos a dormir tranquilos luego de poner cara de becerro muerto y pensar que la culpa de la eliminación nunca fue nuestra. En vez de pensar que nos hicieron el gol más tonto del mundial, recién empezado el partido, con al mente y el cuerpo a tope, por un equipo que nunca tuvo nada. Pero echarle al otro la culpa del error propio es de lo más colombiano que hay.

Mariana Pajón, campeona olímpica de BMX y una de las pocas que logra poner su nombre en los titulares en vez de que pongan una pelota de fútbol, se corona campeona mundial de la disciplina una vez más hace unos días y lo primero que dice es “era gol de Yepes” esa funesta frase, todo el mundo, y lo que importa, toda Colombia la está viendo, y ella en vez de decir que en otros deportes si se triunfa, que no basta solo con dejar una buena impresión, que no todo es fútbol, pronuncia este lema de la colombianidad, esa frase que no nos va a dar ni la medalla al tercer puesto, ni más plata a la federación ni la repetición del partido, dejar la vida y el destino a los demás es lo más cobarde que hay, y el colombiano, empezando por el que escribe estas líneas,  además de violento y victimizado, es cobarde. Si, era gol de Yepes pero primero fue error de Sánchez, y de toda la zaga colombiana.

Ha pasado un mes largo de la elección presidencial, y de la participación en el mundial. Colombia ocupa los titulares del planeta entero, y sus jugadores tienen  emisiones completas de noticieros dedicadas a lo que hicieron o dejaron de hacer. Ha pasado un mes largo y sorprendentemente, ninguno ha aprovechado el golpe mediático para pedir acciones concretas en las cosas que realmente importan y se necesitan en el país, como si ha ocurrido luego de estos eventos en otros contextos. ¿Cuál es la respuesta de James a la carta que indígenas y campesinos le mandaron?¿Por qué la selección no le responde a guerrilla y ejército por igual, que así como ellos pudieron ellos tambien pueden y deben cesar a las histilidades? Pero nuestros jugadores también son colombianos, y muchos de ellos vienen de zonas de conflicto, y la guerra en Colombia, aunque trágica, traumática y dolorosa -como cualquier guerra- es un lugar cómodo. Ellos lo lograron, mejoraron el futuro de sus familias y el de ellos hace mucho, Pero James Rodríguez no es Didier Drogba, quién su sola figura detuvo una guerra civil. Porque al colombiano, de James para abajo  la patria, su país y su pueblo, no les alcanza a doler tanto.

 

“Violencia”, Alejandro obregón. Óleo sobre lienzo, 1962.

Nicolás Gómez Dávila.

Estándar
Nicolás Gómez Dávila.

Clásicos UR

Por: Daniel Raisbeck.

Es curioso que se esté llevando a cabo la celebración del centenario del nacimiento de Nicolás Gómez Dávila en varias universidades colombianas, principalmente porque el mismo Gómez Dávila ni obtuvo un título universitario- de hecho, no lo intentó- ni perdía oportunidad para cuestionar a la academia y en especial a las facultades humanísticas, las cuales calificaba de gremios compuestos de arribistas y pseudo-eruditos. Un diploma de dentista es respetable,” escribió en sus escolios, “pero uno de filósofo es grotesco”.

“El catolicismo es mi patria”, Nicolás Gómez Dávila

Nicolás Gómez Dávila en 1930. colección de tarjetas de visita de personajes históricos colombianos del siglo XIX y primeros años del siglo XX recopiladas por el señor José Joaquín Herrera Pérez. Fondo Antiguo Biblioteca Luis Ángel Arango. Nicolás Gómez Dávila en 1930. Fotografía tomada por un amigo en la ciudad de Paris, Francia,  colección de tarjetas de visita de personajes históricos colombianos del siglo XIX y primeros años del siglo XX recopiladas por el señor José Joaquín Herrera Pérez. Fondo Antiguo Biblioteca Luis Ángel Arango.

El que haya leído su obra o al menos parte de…

Ver la entrada original 781 palabras más

Historia y Guerra. Una reflexión sobre la historia militar en un pais en conflicto.

Estándar

Les comparto el link de la ponencia que se leyó en el primer congreso colombiano de estudiantes de historia, sobre los retos que la historiografía militar tiene en un país en conflicto como Colombia. leída el día 25 de septiembre de este año.

Espero sus comentarios!

De reformas y soldados 2.0

Estándar

Nuevos horizontes en el blog hermano.

De Reformas y Soldados

Queridos lectores:

Los administradores de este blog queremos darle un giro temático a las publicaciones del mismo. Consideramos que la idea inicial aunque buena, tal vez no es suficiente para mantener un contenido actualizado, interesante y constructivo. Aunque nuestro periodo histórico de preferencia hasta el momento eran los primeros siglos de la Edad Moderna, las reformas y los soldados han estado presentes a lo largo del continuo cambio en el tiempo de las sociedades humanas. Así que ahora, ampliamos las posibilidades de contenido de nuestro blog a otros espacios geográficos y temporales, siguiendo con dos de las instituciones más importantes generada spor la especie humana: la religión y la guerra.

Estén atentos!

Ver la entrada original

¿La historia de la guerra como historia de la superioridad occidental?

Estándar

El debate sobre la forma de guerrear en occidente esta encendido!

De Reformas y Soldados

Algunos historiadores, como Victor Davis hanson, consideran que las guerras a lo largo de la humanidad no son sino la imposición de un “modo de hacer la guerra” occidental sobre todos los demas “modos” bien sean africanos, asiáticos o americanos, y para eso responde a cinco factores fundamentales que se expondrán a continuación. Estas afirmaciones tan directas y hasta un poco incómodas para ciertos historiadores han levantado polémica al respecto. Invitamos a los lectores a que tomen una posición y nos compartan también su punto de vista.

La exposición más clara de los principios de esta «manera occidental» de Hanson de la guerra se encuentra en su libro Who killed Homer? En este texto se presentan ocho cualidades que forman el núcleo de esta manera peculiar de guerra generada en la Antigua Grecia, y que derivó en el origen de la propia civilización occidental, y que persisten en su cultura…

Ver la entrada original 377 palabras más

De Re Militari. Parte 7: Consideraciones finales.

Estándar

En esta parte final de la serie de publicaciones que he realizado sobre algunas refelxiones sobre la historia y la historiografía militar, se argumentarán algunas conclusiones en cuanto al futuro de la corriente y los dilemas y problemas a afrontar y superar. Gracias por la compañía a los lectores y esperen nuevas publicaciones próximamente.

 “La contradicción que socava al mundo moderno es el antagonismo

entre las virtudes militares, que toda vida necesita, y la actual conjuntura

tecnológica, que vuelve catastrófico su ejercicio.

Sin virtudes militares esta sociedad se pudre; con virtudes militares

esta sociedad se suicida” Nicolás Gómez Dávila. “Escolios Escogidos” (EI, 90e) .

Después de todos estos argumentos hechos a lo largo de estos posts y hecho el planteamiento tanto de la pertinencia de la historia militar como corriente historiográfica, así como de sus desarrollos, problemas y perspectivas. Es necesario establecer ciertas conclusiones. La primera de ellas giraría en torno a la misma pertinencia y naturaleza de los avances y discusiones que se generan sobre la historia militar en general. Otro argumento de importante validez es la ruptura con el axioma clásico de  Karl von Clausewitz que se refería a la guerra y a la política, y una tercera conclusión (aparte de otras hipótesis y argumentos brindados a lo largo de esta exposición) se fundamenta en la necesidad y pertinencia del estudio de la historia militar y sus diversos componentes por los profesionales en la disciplina histórica.

Lo que se discute por los historiadores militares es importante no sólo desde la perspectiva que busca evitar el enfoque eurocentrista. Sino también porque, desde el enfoque cultural, se llega a la conclusión de que no sólo las formas de la guerra, sino incluso sus principios fundamentales, fueron objeto de variedad y cambio. Esto desafía la suposición básica de la igualdad o similitud, al menos, hasta ahora  de la historia militar subyacente, un supuesto que permite la lectura de listas de  estos dos enfoques de carácter general y en particular los estudios de casos a otros períodos y episodios; una inferencia intelectualmente perezosa que alentó a estudiar lo que era “bien conocido” y las lecciones globales que se suponía se podían enseñar. Esta hipótesis también tolera la falta de tratamiento de largos períodos de tiempo (sobre todo la Edad Media) y de gran parte del mundo, en particular el África subsahariana, Asia oriental y sudoriental y obviamente América Latina. Quitar, sin embargo, el sentido de que la historia militar es una cuestión de encontrar temas comunes o “lecciones” entre Salamina y Trafalgar, o Alejandro Magno y Wellington, sólo hace que surjan enfoques más difíciles, enfoques,  que en efecto, puede que digan  algo nuevo acerca de la guerra.

Plano del fuerte de San Fernando de Bocachica, terminado en 1759 y pieza fundamental del sistema de fortifiaciones de Cartagena de Indias

El papel controvertido del pasado en la historia militar no es una cuestión abstracta, en particular en situaciones de crisis cuando las lecciones del pasado supuestamente se han desplegado fundamentando opciones políticas particulares, y no menos importante, a fin de provocar y estimular el apoyo público. El papel del análisis de este pasado no se limita a la historia militar. Por lo tanto, hechos como los juicios de Nüremberg y la conferencia de Yalta jugaron un papel importante en el mobiliario mental de los estadounidenses y británicos encargados de formular posteriores políticas: sobre todo en la guerra de Vietnam, la crisis de Suez y en la Guerra de las Malvinas. Del mismo modo, la política del contexto actual en el que se mueven los historiadores militares afecta seriamente sus planteamientos. Un ejemplo es la oposición  de Saburo Ienaga, autor de The Pacific War, 1931–1945: A Critical Perspective on Japan’s Role in World War II (libro publicado en 1968) a la política norteamericana en la guerra de Vietnam y, en concreto, del apoyo de Japón a Estados Unidos,  por el papel hostil que este último tuvo hacia la política japonesa en la década de 1930.[1]

Ahora, en cuanto a la segunda conclusión y respondiendo a la pregunta sobre la naturaleza de la guerra, materia prima de la historia militar, John Keegan, quizá uno de los historiadores militares más respetados, nos dice que es a nivel cultural que la definición de la guerra de Clausewitz muestra su defecto. Y no es extraño, pues a todos nos cuesta extrapolarnos lo suficiente de nuestra propia cultura para percibir como ésta nos configura como individuos. Para la población del mundo occidental moderno, con su sumisión al credo del individualismo, la dificultad es tan irreductible como para los hombres de otras épocas, Clausewitz era un hombre de su época, un hijo del siglo de las luces, contemporáneo del Sturm und Drang, reformista e intelectual activo, crítico de su sociedad, creyente en la necesidad de la acción y el cambio. Agudo observador del presente y fiel admirador del futuro, pero lo que no alcanzó a concebir fue lo arraigado que estaba en su propio pasado, el pasado de la clase de oficiales profesionales del estado centralista europeo. Si su mente hubiese dispuesto de otra dimensión intelectual – y es evidente que poseía una mentalidad fuera de lo común – había sido capaz de percibir que la guerra implica mucho más que la política y que siempre es una expresión de cultura, muchas veces ésta determina las formas y modelos culturales y en algunas sociedades, la cultura en si.[2]

¿Que ha hecho la reciente historiografía militar en cuanto a esta pregunta? Claramente generar dudas respecto a la convicción de que la pregunta sea fácil de contestar o de que la guerra tenga una única naturaleza. Además ha arrojado incertidumbre respecto a la idea de que el hombre está condenado a hacer la guerra o que los asuntos mundiales haya que solucionarlos en último extremo recurriendo a la violencia. La historia escrita del mundo es en su mayoría una historia de la guerra, pues los estados en que vivimos fueron creados casi todos por derecho de conquista, lucha por la independencia o contienda civil, además, los grandes estadistas de la historia escrita han sido en su gran mayoría partidarios de la violencia o en su defecto guerreros; conocían los usos de la violencia y la aplicaban sin inhibiciones para alcanzar sus fines.

Traza italiana de la ciudad italiana de Palmanova, muestra de la influencia de la arquitectura e ingeniería militar en el urbanismo de los primeros siglos de la edad moderna.

Volviendo al epígrafe que encabeza este texto, podríamos analizar la conclusión del escolio de Gómez Dávila a través de lo que Arnold Toynbee dice sobre el militarismo, Toynbee en su ciclópea obra Estudio de la Historia,   en la parte dedicada a la guerra y la civilización, comenta que es difícil  que cualquier persona que tenga ideas medianamente maduras pueda discutir la afirmación de que el militarismo, es suicida; pero si esta afirmación es casi un axioma, no es menos cierto que es menos probable que nos ofrezca una salida para el conflicto moral presentado por la institución de la guerra; y , en efecto, el término «militarismo» en sí infiere que esta forma suicida e inicua de emplear la fuerza militar es no sólo la única posible, sino además una perversión – para la que habría que generar un término especial – de una institución respecto a la cual, aun cuando se acepte que conduce a un monstruoso abuso, no queda por ello demostrado ipso facto que sea esencialmente nefasta.[3]

Con esto quiero entrar en contraposición con quienes aseveran que estudiar los conflictos armados y hacer historia militar es en parte una apología a la misma guerra. A un nivel más profundo, se necesita rexaminar cuales son las fuerzas que han confluido para devaluar la idea misma de la historia militar, de la comprensión de la guerra. Debemos poner en cuestión la fe bienintencionada pero ingenua, de que con suficiente dinero, educación o buenos propósitos seremos capaces de cambiar la naturaleza humana, de tal manera que los conflictos, como por decreto, se convertirán en una cosa del pasado. Esta clase de pensamiento recalcitrante académico, si es consensuado por la élite universitaria, puede muy bien iniciar nuevas guerras. En última instancia, estudiar las guerras recuerda que nunca seremos dioses, sino simples mortales. Eso significa que siempre habrá quienes prefieran la guerra a la paz; y que otros hombres y mujeres, posiblemente mas poderosos y numerosos, tendrán la obligación de detenerlos, siendo esta la principal pertinencia de la historia militar.[4]

Konstantin Pronin, veterano de la Segunda Guerra Mundial, esperando para desfilar el 9 de mayo de 2011 en el marco del Día de la Victoria, en el que desfila desde 1945. Ese día fue el último representante de su unidad. (foto de: Alexander Zemlianichenko Jr.)




[1] Black, Jeremy. Rethinking military history. Nueva York, Routledge Books, 2004, 272 p. p. 241

[2] Keegan, John. Historia de la guerra. Traducción de Francisco Martín Arribas. Barcelona: Editorial Planeta, 1995. 499 p. il.; 23 cm. p. 31.

[3] Toynbee, Arnold J. Guerra y civilización; traductor Jorge Zamalea. Madrid: Alianza Editorial, 1976. 170 p. 18 cm. p. 22

[4] Davis Hanson, Víctor. Guerra: el origen de todo; traducción de Laura Vidal. Madrid. Turner, 2011. 327 p.; 22 cm. p.49